Se ve mejor con letra Augie
Luces de bengala:

Israfel
Amargánth, Phantásien

Toco, canto, pateo gente (no, no bailo), escribo cuentos, dibujo feo y hago explotar cosas. "...y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina, soy, en el buen sentido de la palabra, bueno..." ("Retrato", Antonio Machado)
Ver mi perfil completo

Graphics

adopt your own virtual pet!
I am nerdier than 99% of all people. Are you a nerd? Click here to find out!

2/24/2007

A l@s regiomontan@s (aunque no a tod@s).

Música: Corrido de Monterrey

Hago la aclaración de que en mi último comentario cuando dije que aquí no hay "...NADA que valga la pena...", no dije "...NADIE que valga la pena...". Al respecto les comento de nuevo la anécdota de mi primer día en Monterrey, porque como dicen, la primera impresión nunca se olvida (sólo se ignora convenientemente).

La primera vez que vine a Monterrey (hace ya tantos años que prefiero no contarlos), sucedió que no tenía yo dinero en efectivo. Salí del hotel y a la primera persona que me topé, le pregunté "Disculpe, ¿Sabe usted dónde hay un Bital por aquí? (porque en aquél entonces todavía se llamaba Bital, no HSBC). La señora en cuestión, de manera muy amable, me indicó la dirección con lujo de detalles e incluso se ofreció a llevarme. Decliné amablemente, arguyendo que su explicación había sido más que suficiente.

Procedí en dirección al citado banco, disfrutando de un delicioso clima que me pareció de lo más infernal (y al cual hasta la fecha no me acostumbro). Entré al banco bendiciendo al universo porque el banco tenía aire acondicionado (it's no luxury around here, it's a matter of survival). Mientras me limpiaba el sudor, el guardia del banco, me saludó amablemente y con una sonrisa en la cara: "Muy buenos días joven (sí, todavía me decían 'joven' y no 'señor'), ¿En qué podemos servirle?" Le contesté que necesitaba hacer un retiro (sí, en cajas, porque el muy imbécil había perdido mi tarjeta y me di cuenta ya hasta que llegué a Monterrey). Me indicó a qué caja dirigirme, donde la cajera me saludó de una manera igual de cordial. Una vez que atendió, le di las gracias, a lo que ella respondió sonriendo: "Gracias a usted, que tenga un buen día y que dios lo bendiga".

Me gusta mucho recordar esta anécdota y contarla, porque aunque viéndola de reojo parezca algo trivial, para uno que tiene la buena o mala costumbre de observar a la gente, resulta bastante significativa. Y de ahí que siempre que me preguntan "¿Qué es lo que más te gusta de Monterrey?" respondo "la gente". Antes especificaba qué gente, y luego despotricaba de TOOODO lo que no me gusta de Monterrey, pero ya como que me da por no hacerlo.

Así que para l@s sentidit@s que protestaron por el comentario, les reitero que lo único que me gusta de su infernal ciudad son l@s zoquetes que viven en ella.

PD. Sí, el título del post me lo fusilé de Quino.

3 comentarios:

Blogger Vagancianet said...

Ay como hay gente sensible alrededor de uno

2/25/2007 04:33:00 pm  


Anonymous Fabulosa hErmAna said...

Misma versión en pipopeland:
Salgo del hotel (de donde ni me saludaron ni despidieron). Nos vamos a buscar mi nuevo cantón y nos guía el que sería mi nuevo jefe (que no es pipope, sino oaxaqueño), llegando, saludamos a la ñora y creo que "buenas tardes" se da con lenguage corporal moviendo la cabeza de abajo a arriba mientras la mirada barre desde tus zapatos que no son de diseñador, tus jeans que no son pepe, tu blusa que de seguro sacaste de un... ¿cómo se llama donde compran los nacos? para luego pasar a tu cabello que no cuenta con extensiones naturales de crin de caballo ruso y planchado permanente con black & decker.
Al pasar al "depa" nos dan un tour rápido, y con un sabor de "si no me pagan hoy, mejor ahuequen el ala", que mejor nos vamos a "pasear" al cine.
Saliendo me encuentro con unos de mis más preciados pet-peeves pipopes: "Disculpe, cómo llego a la calle ###" "UUUUUUUUU.... pos, miiiiireeeeee, vaaaaaaayase por la 25 y diallí bájese por la 16 hasta llegar a la diagonal y de ahí, como dos cuadraaaaaaaaas, busca la privada 24 y allíenfrentiiiiiiitoooo." Nota: hay calles numeradas con alguno de los siguientes sufijos, norte, sur, oriente ó poniente. O sea, que me puedo ir por la 25 (sur, norte, poniente u oriente) hasta la 16 (idem) llegar a la diagonal (cualquiera que sea) y de ahí buscar la 24 (cualquiera de las opciones anteriores). Y cuando te atreves a preguntar que cuál 25, te miran con sus aires de hijos de zeus y después de un resoplo, te dicen: bueno, tons mejor bájese por la 31... (joder! no pueden contestar????). Eso sí, tooooooooooodo mundo sabe cómo perderte en pipopeland, no hay NADIE que te diga "disculpe, no sé", bueno, no hay nadie quien te diga "disculpe" o "provecho" o "buenas tardes" (creerán que hasta voltean la cara para evitar saludo?).
Anygüey, es una ciudad preciosa, me gusta, pero sin los pipopes, definitivamente, pregúntele a cualquiera, sería lo mejor.
No conozco monterrey, pero sí a 2 k 3 regios y son a toda madre. ¡Arriba el norti, i-ñor!

3/16/2007 09:10:00 am  


Blogger Pequeña Saltamontes said...

Vaya... pues sí, muy amable la gente en Monterrey.

En Durango también lo es.

Saludos, besos, abrazos y sonrisas.

9/04/2007 10:54:00 am  



Retroaliméntame: Deja tu comentario

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Inicio