Se ve mejor con letra Augie
Luces de bengala:

Israfel
Amargánth, Phantásien

Toco, canto, pateo gente (no, no bailo), escribo cuentos, dibujo feo y hago explotar cosas. "...y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina, soy, en el buen sentido de la palabra, bueno..." ("Retrato", Antonio Machado)
Ver mi perfil completo

Graphics

adopt your own virtual pet!
I am nerdier than 99% of all people. Are you a nerd? Click here to find out!

7/26/2007

Honestidad



Este es en realidad el artículo que quería publicar la vez pasada en la série de ética y filosofía, pero para hacerlo tenía que hablar primero un poco sobre la verdad.

La honestidad o sinceridad es la virtud de hablar y actuar conforme a la verdad.

Simple ¿no? Creo que es la definición más corta que he publicado hasta el momento. Y aún así, considero que es de las virtudes más difíciles de encontrar. A decir verdad, la sinceridad no fue considerada un ideal en occidente sino hasta mediados del siglo XVII. Incluso a la fecha no es bien recibida por muchas personas, y más triste todavía, no se alienta a la gente a desarrollar esta virtud.

¿Te gustó la comida? No.
¿Me veo bien con esta blusa / falda / tanga de leopardo? No.
¿Te molesto? Sí.
¿Crees que me contraten? No.
¿Te interrumpo? Sí.
¿Está bien si voy a tu casa? No.
¿Me puedes ayudar? No.


Me han dicho varias veces que contestar de esta forma es no ser cordial. Los exhorto a que revisen su diccionario:
cordialidad.
(De cordial).

1. f. Cualidad de cordial (‖ afectuoso).
2. f. Franqueza, sinceridad.
Entonces ¿Por qué es que la sinceridad es tan rara? Dice el refrán: "La verdad no peca pero incomoda". Tristemente, es debido a esto que la sinceridad no se fomenta en nuestra sociedad, y afirmar lo contrario es un acto de hipocresía. Si la verdad incomoda, la solución no es ocultar o disfrazar la verdad, sino aprender a que la verdad no nos incomode. Después de todo, la verdad es la verdad, y por más que nos hagamos güeyes no vamos a cambiarla.

Yo por eso a mis hijos cuando me digan: "Papá esa señora está bien fea" o "Su vestido parece cortina", les voy a decir: "¡Muy bien mijito, qué observador eres!". No seré el primero. En las escuelas gringas, suelen enseñarles una historia sobre George Washington, que va más o menos así:

Cuando George Washingtonsito (o séase, Jorgito) tenía alrededor de seis años, le obsequiaron una pequeña hacha (qué demonios pensaban cuando se la regalaron, no tengo idea). Como buen niño destroyer con un hacha, Jorgito procedió a descagalar cuanto objeto se puso a su paso. Entre los desafortunados que se pusieron a su paso estaba un joven cerezo que don Agustín (su apá) había plantado. Cuando don Agus llegó a casa del trabajo y vio su cerezo descagalado, gritó:

"¿QUIÉN FUE EL HIJO DE SU RECONTRACHINGADA MADRE QUE VINO A DESCAGALAR MI PINCHE CEREZO?"

A lo que Jorgito, cagadísimo, respondió:

"No puedo mentir apá, tú sabes que no puedo mentir (porque me pones en mi madre). Yo lo descagalé con mi hachita".

Y entonces don Agus le dijo:

"Véngache pa' acá mijo, estoy contento de que hayas descagalado mi cerezo (todo esto refunfuñando y entre dientes), porque me has pagado con creces. Tal acto de heroismo en mijo vale más que mil cerezos, aunque sus flores fueran de plata y sus frutos de oro."

Y después le puso la madriza de su vida.

Ya en serio, es importante no saltar a ponerles la madriza de su vida a los niños cuando digan la verdad, aunque hayan quemado la casa o robado el carro. Se les debe halagar y consentir por decir la verdad, explicarles que quemar la casa o robar el carro está mal, y ya entonces darles la madrina de sus vidas, como don Agus. De otro modo el niño aprende que diciendo la verdad se lo madrean, y en consecuencia, adquiere el hábito de mentir.

Con cariño violentamente sincero, Manuel.

PD. No se las enseñan así, por aquello de los impedimentos lingüísticos, pero estoy seguro de que eso fue lo que pensaron tanto Jorgito como don Agus.

Labels:

17 comentarios:

Blogger Pequeña Saltamontes said...

Me recordaste todas las regañizas que me ponían por francota.

Se me quitó cuando estaba por salir de la prepa. Ya en la Uni, que fue cuando realmente supe lo que era tener amigas, era un poco más "prudente" y aún así me decían que era muy gacha.

No sé... tienes razón. Debemos aprender a que la verdad no nos incomode, en lugar de aprender a ser "prudentes".

En ese sentido, no puedo reprocharle a you-know-who su honestidad... pudo mentir y no lo hizo.

Bien por él.

Anyway...

Como siempre, ya me dejaste pensando.

Saludos, besos, abrazos y sonrisas.

7/26/2007 11:22:00 am  


Blogger Sandra Becerril said...

Muchas veces es dificil ser honesto con las personas. La verdad lastima y esto es algo que no se valora mucho...

besos

7/26/2007 11:46:00 am  


Anonymous jt3k said...

Tu contribución es interesante, aunque si lo veo desde una manera práctica, decir la verdad estorba. Hay muchas situaciones donde por estrategia es necesario mentir para alcanzar una meta. Por poner un ejemplo: es como si una persona se llevara bien contigo solo para mantenerte con la guardia baja y de repente te enteras de que lo ascendieron o contrataron en tu lugar. Claro, tendrías que ser muy torpe. ¡Pero sucede!

7/26/2007 11:55:00 am  


Anonymous Anonymous said...

te descrubri por pequeña saltamontes y por yahoo 360, debo decir que escribes muy rico... y muy interesante, seguire paseandome por aqui, ahora debo regresar a chambear... saludos!
pd. muy buen blog!!

7/26/2007 11:59:00 am  


Anonymous Anonymous said...

y sobre la honestidad...mmmhhh, como nos pega la mentira y la verdad cuando se encuentran, es una decision muy personal la de optar por ser honestos, o por lo menos discernir en cuando nos vale mas...

7/26/2007 12:00:00 pm  


Anonymous Objeto Wero said...

Mira mira, seras muy sincero. Tu estupido post me recordo como la vida me ha enseñado a mentir por los resultados obtenidos al decir la verdad.
Bueno carnal, ya sabes que eres una gran persona, una chingonada y que todos estamos esperando a que regreses a monterrey porque nos haces mucha falta, eres otro pedo.
PD. Si mencione que la vida me ha enseñado a mentir...te, verdad?
Saludos

7/26/2007 01:47:00 pm  


Blogger Hey Mr. Rain said...

Oye Manuelito, hablando de honestidad, la otra vez me pusieron unas pruebas psicométricas muy chistositas, en donde contesté honestamente a todas las preguntas/afirmaciones.
Por ejemplo decía:

a veces me divierte tanto la astucia de un delincuente que deseo se salga con la suya... SI
me han sucedido cosas muy extrañas que a veces no he platicado... SI
a veces siento un deseo incontrolable por maldecir a todos... SI

Y lo peor es que sé perfectamente qué es lo que se trata de encontrar con esto, en pocas palabras, si soy una freak. Curiosamente no puedo ser honesta en cosas "simples" con gente que quiero mucho, por ejemplo:
¿se me nota la celulitis?... No, nadita
ale ¿tú me ves más gordo?... Nombre, estás como en la prepa..
etc etc..

saludos!

7/26/2007 02:40:00 pm  


Blogger Vagancianet said...

La sinceridad estorba cuando tratas con personas "sensibles" en puestos de poder, esas que sólo andan con quienes las tratan bien y las miman a cada rato.

Yo soy de los que disfrutan aplastar y moler a base de críticas y la mayor parte de las veces es la sinceridad laque más lastima (además no me agüito cuando me lo hacen a mí), la mentira en la sociedad es un medio bastante útil para conseguir tus metas y objetivos, como dice j3tk.

7/26/2007 04:41:00 pm  


Blogger Cyntia Vianell said...

Como siempre tu escribes verdad pura, tienes un mundo de razón yo muchas veces he querido decirles sus verdades a la gente, ser honesta conmigo, pero me puede más el remordimiento de como voy a hacer sentir a la persona, que la neta se lo merecería, sí, pero por no ser gacha pues una le dice lo que quieren escuchar y no lo que realmente pienso.

7/26/2007 06:53:00 pm  


Blogger Andrea said...

Jajajaja

Ya me imagino a Hekutoru pensando: ¡Precisamente eso es divertido!

Si canalizara ese gusto a su carrera...

7/27/2007 03:07:00 am  


Blogger Piancol said...

Yo he aprendido que no hay máxima más cierta que aquella que reza: "Vale más una colorada que cien descoloridas..." o sea, que es mucho mejor mentarle la madre y/o mandar a volar al que te moleste o violente, que agunatarte con tu jetota quesque pa' evitar conflictos... al final de todas formas te hicieron cagar de coraje, pero sin la satisfactoria recompensa de ponerlos en su lugar...

Y en cuanto a la honestidad en las relaciones personales... el fracaso me ha enseñado que disfrazar tus sentimientos para "no lastimar" con crudas verdades, termina por destruir la relación pues no se puede vivir fingiendo...

Una verdad incómoda lastima mucho menos que una mentira condescendiente...

Human nature is such a fuckin' mess... but I love it man...

piancol.blogspot.com

7/27/2007 10:09:00 am  


Anonymous Anonymous said...

Manuelitoooo, es un gran dilema, lo mejor sería decir la verdad, pero diplomaticamente, para no incomodar a nadie, y decir mentiritas piadosas. Sobre todo con los viejitos, que te dicen: "ya te platiqué cuando....?" (la misma historia)se emocionan un chorro si les dices que no y haces como que te sorprende. Si les dices que si, se agüitan o ya no te platican nada.

saludirijillos Manuelito :)
atte. Gaby

7/27/2007 11:15:00 am  


Blogger Robert said...

La neta que pinche post tan aburrido, pero es lo menos que puedo esperear de usted.

La honestidad es algo que díficilmente se puede mantener siempre.

Digo lo primero es que no eres honesto ni contigo mismo, sino ya hubieras salido corriendo tras las faldas de alguien más.

7/27/2007 02:13:00 pm  


Blogger eSgar said...

tienes la boca (o los dedos pues) llena de surrazón jejeje

saludos colega

7/27/2007 04:15:00 pm  


Blogger Israfel said...

Mimí: Es cierto, de haberte mentido probablemente te hubieras hecho más daño.

Y ni ser hipócrita es ser prudente, ni ser sincero es ser ojete.

Qué bueno que te dejé pensando. Piénsalo bien.

Sandra: Si la verdad lastima es porque dejamos que nos lastime. Ya te dije, la verdad es la verdad aunque nos hagamos tarugos y le saquemos la vuelta; eventualmente nos la topamos de frente.

jt3k: Ah, pero aquí ya estamos hablando de otra cosa. Te me estás poniendo maquiavélico. No digo que mentir no pueda ser útil, lo que digo es que moralmente no es justificable.

Y ese es el problema con muchos de los valores, que a veces es más fácil ser hipócrita, mentiroso, infiel, imprudente, injusto, arrogante, intolerante, irrespetuoso e irresponsable. Pero el que sea más fácil para uno, no quiere decir que sea bueno.

Anonymous: Wie heissen Sie? (¿O séase, cómo se llama Ud.?). Qué
bueno que le agrade mi blog. A mí también me gusta mucho. O=)

Y sí, cada quién decide qué es bueno para uno. Pero el bien mayor, el bien de todos, difícilmente puede alcanzarse deshonestamente.

Boligoma miserable: Pues YA estoy en Monterrey, y llevo toda la semana llamándote. Sobra decir que traes el cel apagado y que en tu casa no está nadie nunca.

PD. Jódete.

Ale: ¿Freak es jerga psicológica? Yo siempre contesto así esas preguntas. Y mañana me van a poner un test de esos.

Lennon: Lo mismo que a jt3k, no es lo mismo que sea útil a que sea bueno.

Y también es importante que no es necesario demoler a verdades, sino que se las puede soltar lenta y suavemente. Ejemplificaría, pero hay pocos sujetos de prueba que aguanten vara. O=)

Tita: Otra vez, no es lo mismo ser sincero que ser ojete. Es preferible decir la verdad y que duela, que no decirla, que se topen con ella y que duela.

Andrea: Ya sé, yo soy de los mismos. La sinceridad brutal y el sarcasmo son lo que me permite seguir funcionando correctamente.

Piancol: Completamente de acuerdo con Ud. Si la verdad incomoda, no es culpa de uno. ¿O sí? Y ciertamente, la base de una buena relación es la honestidad, y la confianza que se deriva de esta.

Gaby: No es un dilema tan grande. Puedes ser cortés y sincero al mismo tiempo. Y al revés, es difícil ser realmente cortés siendo deshonesto.

La de los viejitos te la valgo, porque a lo mejor en sus mentes no te la han contado. Y en dado caso, puedes decirles "Sí, ya me la contaste pero cuéntamela otra vez". te prometo que no se agüitan, hasta con más ganas te la cuentan.

Robert: Mira, mira... Si esperabas que hiciera malabares con bolas de fuego, pues lo siento, acá no lo vas a encontrar.

Un día te vas a cansar de mentir (espero), y verás que no es tan malo ser sincero. Hasta es divertido. Palabra de ex-mitómano.

Y la mejor prueba de que soy sincero es que te cuento lo que te cuento a sabiendas de que eventualmente vas a salir con tus cosas, como ahorita.

Sabes muy bien que si no he salido corriendo tras las faldas de esa alguien más, es porque sé que en este momento de plano no se puede. No es ser deshonesto, es ser responsable. Además, no me merece.
.
.
.
Digo, ¡Se merece algo bueno, pues!

Flores: Jajajaja, ya hacía rato que no me decían esa. Y qué bonito se oyó eso de colega, todavía no me acostumbro.

7/27/2007 05:07:00 pm  


Blogger Tu.incondicional said...

Me hizo reir deliciosamente este post...

7/28/2007 06:43:00 am  


Blogger Pequeña Saltamontes said...

Ps sí.

Prefiero la honestidad.

No es masoquismo.

Es que no me gusta quedarme con las dudas.

Saludos, besos, abrazos y sonrisas.

9/28/2007 09:47:00 pm  



Retroaliméntame: Deja tu comentario

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Inicio